Dentro del mundo del comercio electrónico Amazon es la mayor pionera de todo el mundo; es la que más vende y la que ha tenido más éxito al experimentar con drones para entregar sus productos a los clientes. Pero ahora han ido un poco más allá y han decidido vender un supermercado físico en Seattle.

Una superficie de 167 metros cuadrados donde comprar de todo

Conocido como Amazon Go, en la ciudad de Seattle la gran A ha abierto un supermercado físico de ni más ni menos que 167 metros cuadrados en el que los clientes no necesitan pasar por caja para comprar los productos que han adquirido.

Pero, ¿cómo es posible lograr tal cosa? Para ello la tienda utiliza una tecnología que reconoce cuando un cliente ha recogido un producto de los estantes y este es cobrado, de forma electrónica, una vez que el cliente sale de la tienda. Para ello están empleando la misma tecnología que se utiliza en el coche autónomo. “Nuestra tecnología ‘Just Walkt Out’ detecta automáticamente cuando los productos son tomados o devueltos de los estantes y los mantiene en un carrito virtual” declaró la compañía.

Amazon abre su primera tienda física

Así pues, cuando un cliente abandona el establecimiento, Amazon carga el importe de la compra en la cuenta Amazon del usuario y le envía el recibo correspondiente. Aunque de momento este gran establecimiento está disponible para los empleados de esta gigantesca compañía, pero esperan poder abrirla cara el público a comienzos de 2017.

Para poder entrar en la tienda se utiliza un código QR que se obtiene de la aplicación Amazon Go, y este se pasa por un lector ubicado en los tornos de entrada del establecimiento, así pues la compañía puede saber quien entra y quien sale de la tienda fácilmente. Un gran sistema que podría revolucionar el mundo de las compras tal y como se conoce actualmente.

Dejar respuesta