Se sabe muy bien que dentro del mundo del fútbol hay muchos “chanchullos”, especialmente en los jugadores estrella. Leo Messi de momento ha logrado librarse, pero hay otros jugadores que ahora están en la punta de mira de los periodistas, como son el caso de jugadores del Real Madrid como Cristiano Ronaldo o Xavi Alonso. No obstante, parece ser que el dinero ayuda a que se pueda apagar a los medios de información.

No pueden informar sobre este hecho, por eso protestas

FAPE, la Federación de Asociaciones de Periodistas de España, consideran que la prohibición de Arturo Zamarriego, juez de Madrid, de publicar información sobre “Football Leaks” es un ataque a la libertad de prensa con pocos precedentes en la historia democrática.

Fue en un comunicado como Zamarriega informó de que se paralizaría todo el acceso a la red de medios de European Investigative Collaborations (EIC). Según la información que fue difundida los pasados días, muchos futbolistas habrían utilizado diferentes sociedades para evadir sumas millonarias de impuestos al fisco.

La FAPE contra la prohibición del juez de Madrid

Para los periodistas, esta medida cautelar incumple el artículo 20 de la constitución, el cuál reconoce y protege el derecho “ comunicar y recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión” y que “no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa”.

Así pues, según informan desde la FAPE, los periodistas no solo pueden difundir noticias veraces de interés público sino que, además, “tienen la obligación de hacerlo siempre que cumplan con el código ético de la profesión”.  Además, la organización expresa su apoyo a Pedro G. Cuartango, director del diario El Mundo, al que este magistrado ha amenazado con penas de cárcel de hasta 5 años de cárcel de no cesar en su empeño de informar sobre este tipo de noticias. No obstante, los periodistas aseguran que sus fuentes y toda la información recibida, a través de informes de la EIC, son los más solventes de Europa y que ninguno de esos informes ha recibido prohibición de difusión.

Dejar respuesta