“Si no hablas catalán lo vas a tener muy complicado en Cataluña”, parece ser un pensamiento que se tiene fuera de la comunidad catalana. No obstante, las acciones del Govern en algunas ocasiones demuestran que así es, en su intento por erradicar complementa el castellano y acabar imponiendo el catalán como única lengua de la que será, según ellos, algún día una “nación independiente de España”.

¿Por qué deben sufrir esta situación los comercios?

En España, los pequeños comercios son los que están sacando adelante al país, especialmente por la exigencia del pago de muchos impuestos frente a los que pagan las grandes empresas. No obstante, en Cataluña estos pequeños negocios se encuentran con otra barrera que se traduce en una multa que en ocasiones alcanza los 3.000 euros.

Las multas por no poner los rótulos en catalán son más de 60

Según informó Alberto Fernández, líder del PP en el Ayuntamiento de Barcelona, hay un total de 17 denuncias en la ciudad de Barcelona que han sido realizadas por inspectores a lo largo de 2015 a negocios que no tenían sus rótulos en catalán. En Cataluña, esta cifra asciende hasta un total de 68 multas. Pero no es esta la primera vez que se da este caso, pues ya en 2014 se realizaron un total de 57 multas por parte de inspectores del Govern a diversas empresas por no poner sus rótulos en catalán, lo que hizo que el Govern obtuviera ni más ni menos que 51.300 euros de estas multas.

Por esto, el líder del PP ha pedido a Ada Colau, a través de un comunicado, que deje sin efecto estas 17 denuncias por no rotular los comercios en catalán en la ciudad de Barcelona, puesto que estas sanciones son puramente ideológicas y el no escribir los rótulos en catalán en ningún momento es motivo de infracción. Además, lamenta mucho que estos pequeños comerciantes se vean afectados por la batalla independentista que está intentando llevar a cabo el gobierno catalán.

Dejar respuesta