A muchos les ha alegrado este año la llegada de un macropuente que podía extenderse toda una semana utilizando los días de vacaciones que les quedaban antes de las llegadas de las fiestas navideñas. No obstante, hay quienes no lo ven con tan buenos ojos.

Unas fiestas de casi 2.000 millones de euros

Fue el 19 de diciembre de 2011 cuando Mariano Rajoy se comprometió, durante el debate de investidura, a racionalizar el calendario laboral para reducir los puentes, trasladar las fiestas más importantes al lunes más cercano, salvo aquellas de mayor arraigo social como la Navidad. Esto, entre otras cosas, buscaba fomentar la eficiencia del mercado de trabajo, haciendo compatibles los derechos de los trabajadores con la competitividad de las empresas.

El macropuente costará a la economía española 2.000 millones de euros

Así pues, las fiestas del 15 de agosto, el 1 de noviembre y el 6 de diciembre se acordaron entre la patronal CEOE y los sindicatos de CCOO y UGT que dichas fiestas podrían trasladarse al lunes. No obstante, cinco años más tarde, esto todavía no se ha hecho efectivo y de nuevo hay un macropuente de toda una semana. Y el coste de este macropuente va a costarle a la economía española más de 2.000 millones de euros según varios expertos en economía.

Si, no son unas cifras muy halagüeñas. No obstante, si que es cierto que en los últimos años el coste del macropuente se ha visto reducido drásticamente por varios factores, como la flexibilidad laboral o la globalización.  Las grandes industrias que se veían afectadas por estas fiestas por tener que parar sus maquinarias durante toda la semana, se han adaptado para mantener la producción el resto del año, y se han implantando en algunas empresas hasta tres turnos de trabajo para poder cubrir las necesidades tan especiales durante estas fechas tan señaladas para no sufrir perdidas.

Dejar respuesta