¿Cuál es uno de los mayores temores de la humanidad? Algunos dirían en plan broma el matrimonio, pero no, hay una cosa que a todo el mundo le da miedo y es pedir un crédito personal, especialmente cuando al que se va a solicitar es el banco.

Aunque pueda generarnos cierto miedo, tener un historial crediticio impecable es necesario para contar con la ayuda de entidades financieras al momento de hacer importantes inversiones personales, como la compra de un piso o de un coche. Y solicitar un crédito personal con éxito no resulta tan difícil si tenemos en cuenta las recomendaciones de los profesionales del sector.

Pedir un crédito con éxito es posible 

Si, está demostrado por varios estudios que ir a un banco a solicitar un crédito personal es uno de los mayores temores que tienen la actualidad, especialmente entre los más jóvenes que sueñan con poner en marcha un proyecto y les aterra la idea de no poder llevarlo a cabo porque se lo denegasen.

Créditos personales, es posible perdilos con éxito si sabes como

No obstante, existen una serie de claves con las que poder llegar a obtener un crédito personal sin problemas. Para comenzar ten un buen historial de crédito, esta es quizás la parte más importante para conseguir un crédito personal. Si tienes una cuenta bancaria en el banco donde lo vas a solicitar, entonces te puede favorecer ya que pueden analizar tu historial directamente tu historial bancario. Si eres una persona que controla sus gastos, gustarás mucho al banco. Pero si eres propenso a estar en números rojos, esto dará mala imagen ante tu sucursal bancaria habitual.

Otra ventaja que puede ayudarte es haber tenido antes otro crédito. Puede que en algún momento de tu vida te hayas visto obligado a pedir algún otro crédito para hacer frente a un gasto imprevisto. Aunque este crédito sea una cuantía pequeña, lo verán con buenos ojos a la hora de hacer una evaluación de tu situación y favorecerá que te entreguen el crédito.

Si el crédito personal que vas a solicitar es de una cuantía grande, es posible que te obliguen a avalarlo de alguna forma, y elegir con qué o quién pretendes hacerlo, es un paso muy importante. Puede ser con una posesión, como un vehículo o podrían hacer que sea una persona física quien te avale con su sueldo. Es una forma de conseguir que el banquero esté tranquilo, pero te arriesgas de meter en un compromiso a un tercero.

Además es importante que veas la gran diferencia de pedir dinero a un banco o a un prestamista. En el caso del banco siempre puedes negociar, mientras que con el prestamista te verás obligado a cumplir, estrictamente, cada uno de los plazos. Es más fácil que el segundo te facilite rápidamente el dinero, pero siempre es bueno ir sobre seguro.

Y si a pesar de las sugerencias anteriores aun tienes miedo de plantarte en un  banco a solicitar un crédito, existen muchos préstamos personales por Internet que puedes solicitar con hacer un par de clics. Muchos de ellos se han convertido en los favoritos de las personas, ya que supone pagar muchos menos intereses que el préstamo que daría el banco.

Independientemente del medio que uses,  los especialistas en finanzas personales coinciden que cuando vas a pedir un préstamo, el banquero usualmente te recomendará que pidas un poco más para asegurarte de tener suficiente, sin embargo se recomienda no caer en la tentación. Debes marcarte un tope con el fin de asegurarte de que no te vas a pasar demasiado de la cuantía que necesitas.

Por último es básico tener toda la documentación actualizada. Al pedir un préstamo siempre tienes que tener toda la documentación en tu poder, si ya tienes otros préstamos solicitados, en ningún momento pienses que podrás ocultárselo al banco o al prestamista. De enterarse que has camuflado un préstamo, te echarían para atrás todo el proceso. Es mejor siempre ir con la verdad por delante y presentar toda la documentación.

Dejar respuesta