El problema de los APP es que cualquiera puede tener un acceso a ellas, y eso puede resultar un grave problema en el caso de los más jóvenes, sobre todo si hablamos de algunas aplicaciones sobre salud. Según los datos recopilados, existen alrededor de unas 97.000 aplicaciones que ofrecen funciones relacionados con al salud, hábitos sanos sobre comida o ejercicio… pero por el estudio que se ha realizado, tan solo un 30% de estas realmente están dirigidas y gestionadas por profesionales del sector.

En otras palabras, si uno de los principales problemas de las adolescentes es que coman fatal y acaben padeciendo anorexia, esto podría suponer aún mayor riesgo si hacen caso a lo que diga una APP sin control profesional, o que note ciertos síntomas y la APP le diga de manera errónea. Esto, según los profesionales es algo muy peligroso.

De este modo, los pediatras anuncian que el uso no controlado de una APP puede provocar que los niños y los adolescentes realicen un diagnóstico equivocado sobre los síntomas que padecen, lo cuál puede llevarles a automedicarse de una forma equivocada. Pero no solo hablan por los niños, también hablan por los padres, que tengan muchísimo cuidado sobre las APP´s que descargan para controlar la salud de sus hijos, pues si no son una aplicación con garantía de estar gestionada y revisada por un profesional, podría provocar serios problemas en su hijo.

Para impedir que esto se convierta en un problema para los más jóvenes, quieren que se cambie la legislación o se lleve algún control sobre las APP´s a las que los más pequeños puedan acceder, para evitar futuros riesgos en los más pequeños.

Dejar respuesta