Cuando uno ve que una película ha sido catalogada como comedia romántica no sabe muy bien lo que esperar. Si una película trata de amor siempre es “chica conoce a chico” y todo el proceso, con diferentes escenas graciosas y divertidas, con el que se enamoran. Y si es una película de desamor, siempre tenemos a una chica que ha roto con el amor de su vida y todo lo que hace para intentar superarlo hasta que conoce a otro chico que pueda llenar el vacío que siente en su corazón.

Sin embargo, Jonás Trueba quiso darle un poco la vuelta a la tortilla presentando algo totalmente diferente en este caso: la historia de un ruptura en la que es el chico quien no puede dejar de pensar en su amada por más que intenta olvidarla. A cada momento Ramiro no puede dejar de pensar en su querida Bárbara y todos los maravillosos momentos que vivieron juntos a lo largo de su relación.

Cambiando por completo el rol de los papeles, aunque su amada Andrea ya no esté en su vida, si que va ganando poco a poco mucho protagonismo a lo largo de toda la cinta, convirtiéndose así en la coportagonista de la que puede que fuera la mejor comedia romántica española del 2010.

Una gran banda sonora

Una cinta en la que la música tiene un paso y relevancia, pues en cada recuerdo que guarda Ramiro de su amada ya perdida no hace más que recordarla con una música en concreto, todas estas muy bien escogidas para cada momento y situación. Por no hablar también la gran actuación de Oriol Vila en el papel de Ramiro.

Los hombres suelen esconder sus sentimientos, o al menos eso es lo que todo el mundo piensa. Pero lo cierto es que muchos los muestran a escondidas, porque no quieren que nadie sepan como se sienten o que sentimientos esconden en su corazón dañado. Sin embargo, Oriol ha sabido muy bien como dar esa muestra de frustración y melancolía que Ranmiro siente cada vez que está pensando en su amada, algo que muy pocos actores realmente podrían llegar a conseguir.

Más sobre el director

Se podría decir que Jonás Trueba lleva el cine en la sangre, pues es el hijo del famoso Fernando Trueba director de películas como Ópera Prima o la niña de tus ojos. Sin embargo, nunca le ha gustado que lo considerarán como tal, por lo que muchas veces realiza sus trabajos bajo algún seudónimo, como el de Jonás Groucho, ya que no quieren que su trabajo lo comparen con el de su padre.

Sin embargo, aunque odie las comparaciones, nunca podrá decir que el trabajo de su padre no le apasionó desde que era niño, lo que le hizo decantarse por ser director. Fue en el año 2000 cuando debutó como tal, siendo también co-guionista, de su primer cortometraje: Cero en conciencia, para el cual utilizo un sobrenombre para que no se supiera de quien era hijo.

Víctor Garcia León tuvo mucho en consideración el trabajo, por lo que decidió contar con él para el guión de Más pena que gloria, la cual fue estrenada en 2001. A pesar de lo que le gustaba ser director, Jonás estuvo 5 años sin estar detrás de las cámaras, hasta que García León volvió a contactarlo en 2006, para que le echará una mano con el guión de Vete de mí.

En 2009 colaboró junto con su padre y Antonio Skármeta para la cinta El baile de la victoria, una película rodada en Chile con actores extranjeros en la que aparecía el argentino Ricardo Darín como protagonista y fue nominada a los Óscar.

Sin embargo, el momento cumbre de Jonás no llegó hasta que se sentó de nuevo en la silla del director con la película Todas las canciones hablan de mí, la cuál presentó como Benajmín de los Tureba, y estaba protagonizada por Oriol Vila y Bárbara Lennie.  Posteriormente, en 2013, dirigió Los ilusos  y en 2015 Los exiliados románticos.

Es un director que se toma su tiempo para decidir que películas va a dirigir. Esta profesión la compagina con ser un blogger personal de cine para el diario El Mundo. Además también ha publicado un libro titulado “Las ilusiones” donde habla sobre el mundo de las películas y como estas son producidas.

Todavía no ha dicho nada de que vaya a volver a ponerse en la silla de director de nuevo, pues al mismo tiempo que realiza sus textos de cine para su blog también colabora en muchos de los proyectos realizados por su padre.

Los actores

Oriol Vila: Aunque muchos consideran que la carrera de esta actor comenzó en The Tuiste Luper Suitcases Parte 1, lo cierto es que mucho antes ya había aparecido, en 1995 concretamente, en la serie Pedralbes Centre de TV3. Sin embargo, de todas las actuaciones que ha hecho, apareciendo en series como Gavilanes (en la que apareció para su segunda temporada) o mesa para cinco, lo cierto es que su mayor reconocimiento llegó con Todas las canciones hablan de mí, y fue nominado para El Mejor Actor Revelación de los Goya, aunque no consiguió llevarse el premio.

Sin embargo, esto le sirvió para demostrar sus habilidades como actor principal en una película, cosa que hasta ese momento no había conseguido y le abrió muchas puertas, obteniendo así muchos más papeles para otras películas como Blancanieves, Tú y yo o perdona si te llamo amor.

Bárbara Lennie: Muchos conocerán a esta chica por su papel en la película Magical Girl, la cual le valió para llevarse el premio Goya a la mejor interpretación femenina protagonista, papel con el que también ganó Los premios feroz a la mejor actriz y la Medalla del círculo de escritores cinematográficos.

No obstante, la carrera cinematográfica de esta actriz argentina en la gran pantalla comenzó con la película Obaba y posteriormente comenzó a realizar muchas más películas como Mujeres en el parque, Todos los días son tuyos, Las 13 cosas o uno de sus películas más importantes: Los condenados, con la que gano el premio Sant Jordi a la mejor actriz.

No es una actriz que se cierres puertas, pues también ha aparecido en series de televisión como Águila Roja, Amar en tiempos revueltos y la famosa serie basada en la vida de Isabel I de Castilla, más conocida como Isabel la católica, en la que interpretó a Juana de Portugal quien estaba casada con el hermanastro de Isabel, Enrique IV de Castilla más conocido como el impotente.

Compagina su pasión por aparecen en los medios audiovisuales con su gran habilidad para la interpretación realizando obras de teatro, tales como Misántropo o Las criadas. Su obra de teatro más reciente ha sido La clausura del amor que realizó en 2015.

Jonás Trueba, con esta película, cambia muchos tópicos de las películas de comedia romántica que tienen un fuerte toque dramático, logrando toda una auténtica obra maestra que engancha al espectador desde el primer segundo hasta el final de la película 102 minutos después.

Dejar respuesta