Cuando llegan los meses de julio y agosto, todos aquellos que tienen animales de compañía se encuentran en una tesitura importante; qué hago con mi mascota. Según el Estudio de Abandono y Adopción 2017 de la Fundación Affinity, el año pasado fueron recogidos más de 137.000 perros y gatos y la cifra, que llevaba más de ocho años de descenso, se ha estabilizado.

Así pues, lo más habitual es dejar a nuestras mascotas con algún familiar o amigo pero si no perteneces al grupo de privilegiados que puede recurrir a alguien y tienes que buscar un alojamiento para mascotas, el precio te va a costar casi más que las vacaciones.

Sin embargo, este verano hemos conocido la historia de una comunidad de vecinos volcada en el cuidado de un animal; Pesesín, el pez de Yurena Sabio.

Esta joven es una adolescente de Madrid de 16 años y el pasado mes de julio se iba de vacaciones. Su pez no podía irse con ella, pero alguien le tenía que echar la comida y limpiarle el agua. Pesesín, al igual que la mayoría de especies marinas de acuario, como por ejemplo, los peces cabeza de león, no necesitan muchos cuidados pero eso no quiere decir que se les pueda abandonar a su suerte.

Yurena, consciente de ello, decidió tomar una medida colaborativa; dejó su pecera en el edifico junto con un cartel que decía “¡Hola vecinos! Me voy unos días de vacaciones y no me dejan llevar a Pesesín. Necesito vuestra ayuda para que le deis de comer. Solo se le debe echar una vez al día. Dejo la comida y un cuadro para saber cuándo comió”.

Gracias a la cuenta de Twitter de @Nuria_GMz, una de las vecinas de Yurena, la historia se convirtió en viral. Recibió más de 60.000 rt y más de 100.000 ‘me gusta’, todo el mundo en esta red social estaba pendiente de qué pasaba con Pesesín y @Nuria_GMz era la encargada de contarnos cómo evolucionaban los cuidados de Pesesín.

historia de pesesin
Fuente: Twitter.

Después de más de dos semanas, Yurena volvió al edificio y Pesesín a su hogar. La joven, en agradecimiento a sus vecinos, decidió dejar una última nota; “¡Muchas gracias a todos los vecinos de parte de Pesesín! En particular a los que le habéis cambiado el agua y comprado comida. Aunque la comida que había dejado daba para unos meses y ahora tendré que ponerlo unos días a dieta, le ha encantado conoceros”.

A nosotros también nos ha encantado conocer la historia de Pesesín.

Dejar respuesta